Vendedor Callejero




Teníamos la idea de ir a la casa a grabar una escena con Karina. Ella venía con un outfit muy sexy. Pero en el camino nos abordó un chavo que estaba vendiendo caramelos. A Karina le gustó y le pareció buena idea invitarlo a la sesión. Cuando le explicamos de que se trataba nuestra propuesta el pobre no lo podía creer, la oportunidad de ser actor porno le llegó de la manera más inesperada. Su amigo se unió y al final resultó ser parte importante en esta escena. Qué suerte de estos vagabundos!