¡Una rubia de infarto!




Al ver a esta chica con su dulce aspecto de no haber roto un plato pienso: ¡cómo me voy a poner! Y efectivamente me pongo las botas y a ella le pongo la cara perdida de lefa.