Flavia ¡Toda la cara lefada!




Me encuentro a este bomboncito admonición Flavia por la tierra y le ofrezco una ocasión que, para mi lotería, no rechaza: fornicar a progreso de un buen atado de pases. Lo mejor es que luego descubro el diamante en bruto que es esta chica, los mamazos que hace y lo mucho que le gusta que le eche un buen lefote en toda la superficie. Uno de los mejores ajustadas de mi historia!