Tetorras naturales




Por teléfono me dijo que las tenía bien gordas, cosa que ya me puso a cien... pero cuando la vi en persona y pude palparle esas mamellas no conseguí parar de pensar en metérsela en el coñito para luego llenarle de lefa sus dos increíbles dones. Y así fue, acabo llenándola completamente de semen mientras ella goza como una cerdilla.