¡Sexo a cambio de dinero con una tetona religiosa!




Cuando veo a Nekane me vuelvo loco, tiene un cuerpazo y una carita preciosa. Dos mamellas gordas y naturales muy bien puestas bajo una camiseta rosa a punto de estallar. La paro en plena calle para preguntarle si va a misa, me dice que sí, ella cumple todos los fines de semana con sus obligaciones católicas. Dice que no tiene novio y que va a la Iglesia con su familia... Me temo que a esta tía buena no la voy a proponer sexo a cambio de dinero... pero en un arrebato de valentía le digo que si me enseña las tetas le doy 200 euros. ¡Menuda sorpresa me llevo! Esta niña buena resulta ser una viciosa de lo más cerdilla, ¡y la relleno de leche sagrada! Se ha dado cuenta de lo mucho que le gusta el sexo y ahora está en secreto.