Secuestro express




Lo sentimos Torbe, aquel día que Sandra no fue a trabajar fue por nuestra culpa. En una de nuestras cacerías nos la encontramos de camino a sus horas de webcam y como ternerillos hambrientos no pudimos resistirnos a sus poderosas ubres. Que conste que ella quería cumplir con su obligación y fuimos nosotros los que la secuestramos. Eso sí, a lo demás no la obligamos, fue ella la que se amorró al pilón.