Se traga la corrida, ¡hasta la última gota!




Muchas veces me despierto y me encuentro en mi cama a viciosillas como Belen Sperman, una joven cerdilla que me pajea y me come la polla metiéndosela hasta el fondo de su garganta. Empezamos a morrearnos y noto que tiene el coñito mojado, ¡está deseando que le meta la puntita! Pero antes le como el chichi para que gima de gusto. Una follada espectacular, ¡en todas las posturas! Belen Sperman se corre y chorrea que da gusto, tiene un culazo tremendo que no para de mover encima de mi polla. ¡Me corro en su boca!