¡Perrea, Laurita, Perrea!




Pedirle a Laurita Peralta que nos baile algo es como decirle a Mariano Rajoy que haga algún recorte más. Con lo que le gusta a ella mover ese culazo no tarda ni un segundo en marcarse un perreo en la playa delante de todo el mundo y, al mismo tiempo, acompañarse ella misma con un tema de reggaeton.