Pégame




Tenemos nueva compañera de piso y nosotros, que somos unos caballeros, le íbamos a dar un cariñoso y cordial recibimiento pero resulta que le va la marcha, el mambo duro y crudo. Le gusta que la abofeteen y que sus nalgas brasileñas adquieran un tono rojizo a base de cachetes así que tendremos que sacar la mano a pasear en nuestra bienvenida para que la nueva inquilina pueda disfrutar.