¡Niña mala! ¡Trágate mi cuajo!




La señorita María Antonia Colmenar llega al confesionario del Padre Damián para redimirse de sus pecados... Lo que la pobre colegiala no sabe es que sus cerderías de niña cochina y desvergonzada tendrán un castigo ejemplar. La inocente chiquilla le confiesa que se mete el puño y hace guarreridas españolas con el jardinero, el cura entra en furia y se la folla como un loco desquiciado hasta darle su lefa para desayunar.