Metiéndome en líos




Ni una, ni dos... hasta en tres ocasiones me metí en líos por querer grabaros esta escena para vosotros. Primero en el probador de una tienda de ropa, donde me puse tan cachonda mostrándoos la ropita nueva que me había comprado, que me entraron unas ganas tremendas de masturbarme ahí mismo y casi me pillan en mitad de la faena. Luego me cole en el baño de los chicos de un centro comercial y me pillo un segurata haciendo de las mías. Hasta en el hotel me llamaron la atención por gemir exageradamente alto mientras disfrutaba de dos pollas en mi día libre. ¿Lo queréis ver?.