¡Me lleva al cielo!




Me encuentro con ella en la puerta de casa, y tras una corta conversación, subimos a mi habitación y allí ella se encarga a base de polvos de hacerme llegar al cielo.