¡Me la follo a cambio de dinero!




Aprovechando estos días de calor he cogido la cámara y he salido a pasear por las calles de Madrid para buscar Pilladas. El verano las pone más cochinotas, sólo tenéis que ver cómo consigo llevarme a la cama a esta preciosidad a cambio de unos suculentos leuros... Al principio se muestra reticente, pero una vez en el catre descubro a una cerdilla que me succiona la polla y me folla hasta dejarme seco. Es dura de pelar, ¡pero se traga toda la corrida!, ¡está buenísima!