El baile de fin de curso




Mari Luisa irrumpe en la habitación de Damián toda excitada sin percatarse que el cura duerme plácidamente. La alumna quiere mostrarle la coreografía del baile de fin de curso, pero el baile dista de ser decoroso y despierta los instintos mas bajos del padre. A saber donde aprendió la chiquilla esos movimientos propios de un alma perdida. La chica asombrada ve el miembro erecto del santo padre y éste la insta a descubrir su funcionamiento. La chica, ávida por aprender, se presta a todas las perversiones que el padre le va indicando para satisfacer su inmunda necesidad de vicio inmoral