¡Mamar, follar y tragar!




Están todos con la polla en la mano viendo cómo la joven Mireia se quita la ropa cuando de repente aparece uno de los perros de Villacerda para revolucionarnos a todos. La marca de la casa, ¡frikismo y descojone en mitad de un rodaje! Pero la escena sigue y uno de los sementales se aproxima hasta la teen para quitarle las braguitas, y entonces empieza la acción. Mogollón de pollas en su cara, ella se las come todas, la niña tiene un cuerpo 10 y una carita lindísima. Mientras la follan tiene una polla metida en la boca ¡y dos rabos más en las manos! Pajea, chupa, cerdea y se bebe todas y cada una de las corridas que van soltando los gañanes.