No juegues con la mafia




La sicaria Lindsey Olsen sabe que se tendrá que enfrentar a la ira de su jefe si no consigue sacarle a su rehén toda la información que necesita de él. Lo que no sabe esta preciosa rubita rusa es que puede que su víctima pronto se convierta en verdugo.