¡Le meto el nabo a la frutera!




Busco chicas para discotecas... Eso es lo que Torbe le dice a esta rubia tan espectacular. No la conoce de nada, pero al ver el escote que lleva se lanza sin dudarlo. La convenze para ir 10 minutos a la oficina y una vez allí no os podéis perder cómo consigo llevársela a la cama. ¡Qué bombón! Menudo sorpresón se lleva al verle las tetorras, dos mamellas gordas y naturales impresionantes. Cuando se la mete ya está mojadísima y es incapaz de decirle que pare. ¡Le pide que la folle como a una puta! Mírala tragándose la corrida, ¡se la bebe entera!