¡LA OJIAZUL!




Mi compa y yo nos ligamos una morra en el bus. La morra andaba quesua y guayo conmigo hasta que se sacio dando unas megamamadas, y culiando riquísimo. Pa rematar la jaina me pidió que le diéra su facial con mi lechita. ¡No esperes más para disfrutar de esta jaina!