La dulce pecadora




Aprende a ser una Santa gorrina sólo cuando su Padre Damián le mete el cimbrel en el chochito. Así y sólo así su coño queda consagrado, al igual que su boquita, que para evitar que diga palabrotas ofensivas tiene que beber lefa bendita en cantidades industriales