La guinda a un cremoso anal




El potro de Bilbao se liga a una putita callejera pero, dado lo elevado de su caché, decide catarla en plena calle. Cuando luego se van a su casa, rematan la jugada con un delicioso combinado de cerezas, nata montada y mucha leche que se hacen en el delicioso agujero trasero de Julia de Lucía.