¡Polvo con corrida dentro!




Estábamos solos en casa y le dije si le apetecía retozar conmigo en la cama. Empecé a chupársela y luego nos lo montamos de mil y una maneras. Le dije que terminara corriéndose dentro de mí.