¡Métemela hasta el fondo!




Esa tarde estaba cahondísima y le pedí a mi amigo que me diera caña, que me la metiera hasta el fondo y no parara hasta oírme gemir como una perra. Tuve suerte e hizo lo que le pedí.