Corrida doble




Irene, la renovada diosa putalocurense, vuelve, y que morbazo destila esta mujer. Me vuelve loco lo requetebuena que se ha puesto en estos años, especialmente el culazo que gasta. Nada mas enseñármelo me pongo palotísimo: quiero follármela de mil maneras. Tanta mujer, no da para acabársela.