Glassman en la biblioteca




¿Quién decía que la biblioteca no es un buen lugar para ligar? Glassman nos demuestra que bastan un par de frases para conseguir que hasta la tía más empollona, como Carol Sevilla, acabe en la habitación del hotel… y en tu ducha.