Es feliz... ¡recibiendo lefazos!




Si le preguntáis qué es lo que más feliz le hace, ella responderá que recibir el premio final: la corrida, ya sea en su boquita, en su cuerpazo o en su carita angelical. Se pone cachondísima sintiendo la leche caliente sobre su piel. Qué tetas tiene la muchacha, ¿y qué me decís del culazo? Turgente y bien prieto.