Duelo de mamadoras




Ozito intenta meterle la puntita nada más a la mejor hamija de su hija... Y sin embargo la teen no está dispuesta. ¡Qué estrechas son las chicas de hoy en día! Así que llama al puticlub para que le manden una lumi a casa. ¿Y qué pasa cuando la puta no quiere tragarse la cuajada? ¡Pues que lo mejor es hacer un Bukkake! La tetona engulle todo tipo de pollones hasta la garganta, hace pajas cubanas y termina completamente cubierta de semen. El ambiente es tan cerdo que incluso la pajera de honor, Nata Lee, se baja al pilón para comer rabo. Por primera vez dos bellezas se disputan las pollas de los bukkakeros, ¡están cachondísimas!