¡Dos pervertidos y la vecina!




Ozito y Profesor están hablando de sus cosas, intercambiando sus habituales insultos y poniendo en duda la virilidad del otro cuando de repente aparece la sensual vecinita del quinto, Nikki. Viene pidiendo leche, y nuestros dos hamijos se la ofrecen desde el mismisimo manantial.