Despedida anal




Nuestra simpática Anastasia Brill nos deja, tranquilos, volverá pronto por aquí. Pero por si acaso, no queremos que se marche sin que podamos estrenar ese culito tan rico que tiene. Vamos a abrirle el culo a base de bien para que cuando esté sentada en el avión de vuelta a casa, tenga que pedirle varias almohadas a la azafata para mitigar el dolor.