Desesperada por Barcelona




La tarde no va nada bien. No se ha comprado nada en las rebajas y las amigas la han dejado sola en el puerto de Barcelona. El ùnico recurso que le queda para arreglar el desastre de tarde es seducir a algùn incauto transeùnte y follárselo en casa.