Demasiado grande para mi boca




Un bonito día de verano estaba Yaiza tan ricamente pegándose un bañito en la piscina de su amigo Coko, no tardó mucho en ponerse cachonda con tan solo ver el pedazo de nabo que gasta el colega, aunque ella está en ese días que a veces tienen las mujeres que no quieren follar, si no tener la boca llena de polla.