De tal palo, tal astilla




Jazmina es el vivo ejemplo de que aquello de “De tal palo, tal astilla” es más que cierto. Hoy debía enseñarle a nuestro querido Terry todo lo que se puede hacer en el bosque, hablando de sexo, naturalmente. Y como Terry ya conoce a su familia, que se las sabe todas, prácticamente se vio obligado a acceder, y no se arrepiente de nada.