Damaris, el torbellino del vicio