Culito no, ¡Culazo!




Si por algo se distingue Liza del Sierra es por tener un trasero digno de cualquier exposición. No es grande, es enorme y muy caliente. Y también es muy juguetón, capaz de moverse en todas las direcciones imaginables. Es casi un culo perfecto. Pero para tener un pandero así, es esencial alimentarlo con mucho mimo y cariño. De ésta manera el culito se convierte en un auténtico culazo.