Castigando a una pecadora




Padre Damian está decepcionado, muy pero que muy decepcionado. Está cansado de que las teens sean una cochinas con los jóvenes que las cortejan, así que ha tomado la drástica decisión de catar a todas y a cada una de las colegialas que hayan sucumbido en el pecado de la carne. ¡Menuda sesión de rabo le da a la cerdilla! ¡Le riega la garganta de semen!Padre Damian está decepcionado, muy pero que muy decepcionado. Está cansado de que las teens sean una cochinas con los jóvenes que las cortejan, así que ha tomado la drástica decisión de catar a todas y a cada una de las colegialas que hayan sucumbido en el pecado de la carne. ¡Menuda sesión de rabo le da a la cerdilla! ¡Le riega la garganta de semen!