¡Cabalgándome como una salvaje!




Cuando Lora se coloca encima de mí y se mueve como sólo ella sabe moverse... ¡me vuelve loco! Y luego una buena corrida en su chocho que ella relame con deleite.