Busco compañero de piso al que le guste mi nuevo estilo de vida liberal. Si me gusta... ¡me lo follo!




A esta malagueña le ha sentado muy pero que muy bien su nueva vida liberal, ¡quiere rabos por doquier! Y con ese cuerpecito y esa simpatía tendrá todas las que quiera. Rubí tiene pareja, y su chico y ella se han mudado a un piso nuevo donde alquilarán una de las habitaciones que tienen desocupadas. Cuenta que, aunque su novio quiere una chica, ella necesita un chico para saciar esa sed de polla que tiene ahora, ¡dicho y hecho! Alucinante.