Borrachera sexual




Samantha Pink se encontraba de fiesta con sus amigas, pero la han dejado tirada, muy cachonda y salida. Se dio cuenta de que tenía frente a ella a un camarero que parecía tener buen cuerpo y se le marcaba un enorme paquete. Ella no se lo pensó, comenzó a tirarles los trastos a saco y como solo estaban los dos en la discoteca comenzó a insinuársela, así que el camarero se sacó la polla y se la metió en la boca. Una follada que dejó a Samantha Pink satisfecha.