¡Ardiente a todas horas!




Follar con esta criaturita celestial es como rozar el nirvana, con esos labios tan carnosos y ese chochito tan húmedo y apretado. Cada día está más buena, tiene una carita lindísima y la chupa que da gusto. Mírala chingando a cuatro patas y gimiendo de gusto. Le suelto un lefazo en la boca ¡y se lo traga entero!