Andrea, de la limpieza al porno