Anal infernal




Las ideas vienen cuando uno menos se lo espera y si los astros se alinean es mejor que te pille trabajando. En nuestro caso cámara en mano, con un actor salido perdido en la habitación de al lado y con la pornstar al fondo a la derecha. Dicho y hecho, interrumpimos a Nick en su momento onanista y nos vamos a por Ginger a hacerle saber que queremos romperle el culo. Nosotros aflojamos la pasta y ella se ofrece como candidata para un anal duro, sin concesiones. 400 euros tienen la culpa de que Ginger Hell nos abra las puertas del averno y que vosotros sepáis lo que es un anal infernal. Welcome to Hell!!!!!