Watching My Mom Go Black




Cuando eres hijo de padres divorciados, sabes que mamá y papá siempre están rivalizando por quien hace los mejores regalos. El caso de Piper Perri, por ejemplo. Hace unos meses, su padre le pagó una sesión de grabación en un estudio profesional con el fin de avanzar en su carrera musical. Cuando su madre se enteró, Alura Jenson decidió pagarle un nuevo tatuaje. Una vez dentro de la tienda de tatuajes, la conversación pasó de dónde colocar el nuevo tatu, a cuanto de grandes eran las manos del artista del tatuaje... a la especulación del tamaño de la polla del tatuador.