Abella: La batidora cubana




Miami: sol y playa. Bien, hasta aquí todo normal. Ahora démosle un toque porno añadiéndole a la mezcla la presencia del banderas del porno y la de un gaditano con una cámara. El combinado coge cuerpo. Estando en esta bonita ciudad lo ùnico que nos falta para redondear el cóctel es la chispa cubana, el punto sabroso, y por supuesto un buen meneito que amalgame el conjunto. En esto solo una diosa de caderas portentosas como ella puede agitar y menear la mezcla llevándonos al séptimo cielo. Abella Anderson acaba de encender la batidora, ¿te vas a perder su Cuban Dance?