¡A mí me daban doss!




Lo que más le gusta es meterse cosas gordas en la boca, y si es a pares mejor que mejor. Su capacidad bucal no tiene límites, sólo hay que verla tragándose dos buenas pollas y bebiéndose las corridas. ¡Es brutal!